logo

Citas: 216 2 914

Nuestros Casos de éxito

Que tal, quiero compartir una experiencia difícil que me sucedió el día 14 de mayo del 2016, tuve un accidente en motocicleta en la carretera 57, impacte por atrás a una camioneta, al caer sentí un dolor muy fuerte en mi cadera, llamaron a la ambulancia, cuando llegaron los paramédicos me atendieron de inmediato y mientras me subían a la ambulancia el dolor aumentaba. Cuando me trasladaron al Hospital General entré a urgencias y el diagnóstico fue que tenía una luxación de cadera izquierda, pero al tomarme RX resulto que tenía fractura de cadera, me quede internado y me operó el Dr. Paredes con quien estoy muy agradecido.

La primera operación consistió en reconstruir mi cadera y poner placas, clavos y tornillos, lo malo de todo, es que apoyé el pie antes del tiempo indicado, lo cual causó luxación de nuevo y se recurrió a una acetavuloplastía, esto antes de colocarme la prótesis de Cadera, fue algo fuerte y difícil de asimilar, sufrí mucho, no lograba aceptarlo, cambio mi carácter, estuve en cama casi tres meses y no dormía bien, tuve que seguir una dieta estricta para cuidar la herida de la cirugía. Después de eso llegó el día de colocarme la prótesis y todo cambio, salí del quirófano y vi mis piernas bien, me habían dicho que cuando te luxas la cadera, las piernas se acortan, pero en cambio mis piernas estaban bien, gracias a Dios tengo mi pierna, tengo movilidad.

Me sentí muy feliz porque sabía que todo había salido bien y que el Doctor Roberto Paredes, había hecho un excelente trabajo. Hoy 21 de diciembre del 2016 es un día nuevo, un día de mucha tranquilidad. Actualmente estoy en terapia, ya casi a nada de caminar nuevamente, continuar mi vida y salir adelante.

Como consejo no se den por vencidos y sigan al pie de la letra las indicaciones del Doctor y tengan la seguridad que están en las mejores manos, en las manos de estos médicos.

Atte: Israel Ortiz Castillo

En el año 2014 inicie con un dolor en mi pie izquierdo, nunca imagine que ese pequeño dolor fuera a ser más fuerte con el tiempo, día a día la molestia aumentaba, aun tomando medicamento mis actividades diarias se vieron afectadas por tanto dolor en mi cadera.

Estuve investigando y llegue al Dr. Paredes, me comento que la razón del dolor era porque el hueso de mi cadera se fue acabando, lo cual provocó una pierna más corta. Él me oriento y me recomendó realizarme un reemplazo de cadera, así acabaría con tanto dolor, tomé la decisión de someterme a la cirugía y el día 7 de Diciembre del 2016 se realizó la operación, todo resulto un éxito total, hasta el momento no he tenido dolor, dolor que pensé que jamás se me quitaría, estuve atormentada por mucho tiempo.

Ahora solo queda ir a terapias y mejorar para caminar. Gracias a todo el grupo de médicos que me operaron, son un excelente equipo y muy buenas personas. Recomiendo mucho a los Doctores.

Yesica Gabriela Estrada Velázquez

Cuando uno sufre un accidente o llega a enfermarse, se da cuenta que el punto clave es encontrar a un doctor que tenga principalmente 2 características:

1. competencia profesional para poder diagnosticar adecuadamente y proponer un tratamiento de cura.

2. calidad humana, para recibir un buen trato como paciente. Que el doctor te explique y te guíe para que entiendas que te sucede, que cuidados debes tener y que acciones debes seguir para curarte.

Hoy quiero compartirles mi experiencia con el Dr. Iván Corres, Traumatólogo de la ciudad de Querétaro.

A finales del 2016 corriendo en la playa se me rompió el ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda. Con mi grado de tolerancia al dolor, pensé que solo era reflejo del paso del tiempo y continué haciendo ejercicio hasta que no pude caminar y tuve que ir a urgencias del hospital Angeles.

Afortunadamente al llegar, me indicaron que era mejor me remitieran con el especialista y así llegué con el Dr. Iván Corres.

A partir de esa primera consulta el 3 enero hasta hoy ha sido una excelente experiencia.

Iván me diagnosticó inmediatamente y me recomendó hacerme un injerto de ligamento a través de una Artroscopia, proceso no tan invasivo y de rápida recuperación.

Mi cirugía fue el 18 de enero y el procedimiento fue de tres horas en donde pude ver a través del monitor lo que Iván realizaba en mi rodilla. Estuve un día en el hospital, con vendajes que me quitó un día después y pude usar muletas.

El lunes siguiente en la revisión me pidió que empezara a caminar y desde ese momento me recetó fisioterapia.

Hoy ya puedo doblar la rodilla hasta 120 grados y camino sin dificultad. Por supuesto hoy mi responsabilidad es fortalecer los músculos de la pierna para en un año, poder correr una vez más.

Debo aclarar primero que soy una persona que necesita entender y que pregunta mucho, sobre todo en estos casos de enfermedades. Por ello, quiero destacar un punto que ha sido básico en mi relación con Iván. En todo momento estuvo disponible, con la paciencia y empatía suficiente para despejar todas mis dudas. Por supuesto el procedimiento médico fue impecable y todavía hoy me siento con la confianza de preguntar algo sin temor a no recibir respuesta.

Para mí el Dr. Iván Corres y el equipo que seleccionó reúnen totalmente las dos características que mencioné al principio, por lo que realmente los recomiendo como doctores y cómo personas.

Carolina Alvear